El llamado a la comunidad es a atender las recomendaciones que brindan las instituciones y los organismos de socorro que hacen parte del Consejo de Gestión del Riesgo.

Debido a las constantes lluvias presentadas en las últimas horas en Pitalito, la Alcaldía Municipal y el Consejo de Gestión del Riesgo de Desastres mantienen la alerta sobre la segunda temporada de lluvias que inició en octubre del 2020, y que se ha intensificado en la vigencia del año 2021 ante las emergencias presentadas en sectores como las veredas La Cristalina y Alto de la Cruz, en el corregimiento de Bruselas.

Dianny Marcela Albornoz Bonilla, jefe de la Oficina de Ambiente y Gestión del Riesgo, afirmó que de acuerdo a pronósticos del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM), la prolongación del fenómeno de La NIña en el territorio nacional irá hasta el mes de marzo, por lo cual su oficina y las dependencias correspondientes de la Administración Municipal, junto a instituciones, organismos de socorro y las autoridades, se mantienen en alerta sobre las afectaciones que estas pueden generar en algunas zonas vulnerables del municipio. Dianny Albornoz agrega que ante el sismo de 3.5 grados en la escala de Richter que se presentó el pasado 6 de enero del 2021 con epicentro en Pitalito, algunos suelos y terrenos pudieron haber quedado expuestos por el movimiento telúrico.

Por tal motivo, la Alcaldía de Pitalito y el Consejo Municipal de Gestión del Riesgo trabajan de forma articulada con el Plan de Contingencia activo, en donde organismos como Defensa Civil y el Cuerpo de Bomberos Voluntarios ya se encuentran evaluando e interviniendo las zonas más afectadas en la vereda La Cristalina, del corregimiento de Bruselas. A su vez, la Secretaría de Infraestructura movilizó personal y maquinaria al lugar para remover alguna masa provocada por deslizamientos sobre la carretera.

Los integrantes del Consejo de Gestión del Riesgo hacen un llamado a la comunidad para que informe cualquier novedad, principalmente en los sectores vulnerables, y a acoger las medidas que la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres establece con el fin de evitar consecuencias complejas sobre cultivos, viviendas y contra su propia integridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *