La carretera entre Suaza y Florencia, cerrada debido al crudo invierno que afecta la región, tardará por lo menos un mes en ser reabierta por parte del Invías.
Sin embargo, la Gobernación del Huila envió maquinaria para colaborar con el destape de la vital arteria, mientras trabaja para facilitar el tránsito por la antigua vía de Gabinetes.

El duro invierno que azota la zona occidental de Colombia produjo un grave derrumbe sobre la carretera nacional que une a Suaza (Huila) con Florencia (Caquetá) y que conecta el centro con el sur del país.

El peligro de deslizamientos hizo que se mantuviera la vía con paso restringido a la movilidad vehicular, pero el recrudecimiento de las lluvias obligó el cierre total a pesar de una reparación temporal realizada por el Invías.

“La vía está totalmente incomunicada y hoy se adelantan trabajos que durarán cerca de un mes, de modo que los vehículos deben transitar por la antigua carretera”, señala Germán Alberto Ortega, secretario de Vías e Infraestructura del Huila.

Según el funcionario, para ayudar a solucionar el problema, la Gobernación del Caquetá realizó una gestión para conseguir un puente militar que permita el paso por la vía, y la Secretaría de Vías del Huila realizará trabajos para habilitar temporalmente el paso vehicular.

Entre tanto, la Policía de Tránsito y Transporte del Huila y del Caquetá realizan el manejo del tráfico por la vieja vía Florencia – Gabinete – Guadalupe, aunque cabe destacar que por esta carretera solo pueden transitar vehículos pequeños y de carga de hasta 3.4 toneladas.

“La labor del gobernador huilense, Luis Enrique Dussán López, se ha concentrado en atender los municipios afectados, como Acevedo, Suaza y Guadalupe, y ha acordado enviar una comisión que revisará todos los puentes afectados en la zona”, explica el secretario de Vías e Infraestructura del departamento.

Adicionalmente, la administración departamental envió maquinaria y está a la espera de conseguir una draga que permita estabilizar el cauce de las quebradas causantes de los deslizamientos. “Estamos en conexión constante con los alcaldes de los municipios perjudicados y esta semana continuaremos con las visitas a la zona para buscar solución a los problemas de comunicación y abastecimiento”, explica Ortega.

Aunque la Gobernación del Huila envió maquinaria a la zona desde hace 10 días, el cierre de la vía afectó cultivos de aguacate, café y de pancoger, lo mismo que el flujo de automotores de transporte de carga y pasajeros. “Lo que nos preocupa es que sigan las lluvias, por lo que nuestros esfuerzos se concentran en los trabajos para reencauzar las quebradas” concluye el secretario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *