Con esta nueva consolidación, el Huila cuenta con 18 grupos de monitoreo comunitarios, integrados por 272 pobladores que adelantan acciones de conservación de especies amenazadas como el Oso de Anteojos, la Danta de Montaña, el Puma, entre otras.

Conscientes de la enorme riqueza natural del municipio de Isnos, un grupo de pobladores de la zona rural decidieron unirse y crear el primer grupo de monitoreo comunitario de la biodiversidad llamado “Orígenes”, haciendo un homenaje a la ancestralidad que rodea esta localidad, pero también para hacer un llamado al retorno de los orígenes en los que se respetaba de forma sagrada la naturaleza.

Este grupo de monitoreo se consolida con el objetivo de generar conciencia, conocimiento y empoderamiento en sus habitantes por recuperar la conectividad de los bosques, la calidad y cantidad del recurso hídrico y lograr la sostenibilidad de las actividades productivas. Además, con el apoyo de la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena-CAM, se desarrollarán labores de seguimiento y monitoreo a especies como el Oso de Anteojos, la Danta de Montaña, entre otras especies que habitan en la zona y que serán protegidas por este nuevo grupo de monitoreo.

Para Julián González, representante del grupo de monitoreo, esta idea surgió hace cerca de dos años cuando un grupo de jóvenes y campesinos del municipio de Isnos estaban interesados en conocer y caracterizar la biodiversidad de la región.

“A través del avistamiento de aves iniciamos una labor de educación ambiental que nos llevó a solicitar a la CAM su apoyo para consolidarnos como grupo de monitoreo, teniendo en cuenta que se han unido varios ex cazadores, que con sus conocimientos sobre diferentes especies nos han enseñado la gran biodiversidad con la que contamos, y que queremos conocer, monitorear y proteger”, expresó González.

Por su parte, Eduardo Ruiz, campesino de Isnos y ex cazador mencionó que, “me uní al grupo porque me invitó mi sobrino a recorrer la montaña, yo madrugo con mi desayuno y almuerzo y nos vamos a conocer el páramo, me han enseñado de aves y yo desde mi experiencia cuando fui cazador les comparto lo que sé de animales, sus huellas, les digo esta huella pertenece a danta o guara, boruga y armadillo y así vamos aprendiendo y diciéndole a la gente que hay cuidar nuestra naturaleza”.

Además, Ruiz hizo un llamado a la comunidad a proteger la vida silvestre, “queremos invitar a más personas de la comunidad para que cuidemos nuestros animales y bosques. Ahora, me prestan los binoculares y así puedo observar las aves, ya dejamos la escopeta y queremos reemplazarlas por cámaras y binoculares”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *