La jornada incluyó el control de vectores, fumigación, vacunación canina y felina, así como educación para evitar criaderos de zancudos.

Atendiendo el llamado de la comunidad, la Administración Municipal, realizó una intervención en el asentamiento Bajo Chicalá, comuna 1, con el fin de evitar la propagación de enfermedades como el dengue y la leishmaniasis.
La jornada corresponde al control integrado de vectores que desarrolla la Alcaldía de Neiva, a través de la Secretaría de Salud para el control de enfermedades como el dengue y la leishmaniasis, esta última es una enfermedad parasitaria que golpea a la ciudad, por lo que uno de los controles incluye la barrera física, que consiste en la entrega de toldillos impregnados para control de estas enfermedades.
«Venimos trabajando permanentemente el dengue que es una situación que para nosotros es tan apremiante como el coronavirus, que lamentablemente sigue afectando de manera importante a nuestras comunidades. Se continúan haciendo los procesos de barrido de todas las sustancias y residuos encontrados en los entornos, estamos adelantando un casa a casa con todos los protocolos de bioseguridad, nosotros tenemos algunas limitaciones para hacer fumigaciones por el proceso de aislamiento que ha decretado el Ministerio de Salud, pero hemos llegado a las comunidades en donde el dengue ha tenido una manifestación de comportamiento grave», explicó Lina María Rivas Dussán, Secretaria de Salud.
Por esta razón, fue priorizado el asentamiento Bajo Chichalá, donde las familias del sector recibieron los toldillos impregnados de alfacipermetrina, el cual es un insecticida residual de uso en salud pública, permitiendo así evitar la picadura de la Lutzomya que transmite la leishmaniasis y del Aedes Aegypti, mosquito transmisor del dengue.
«Estuvimos en el Bajo Chicalá entregando unos toldillos, ya que ha sido una población que ha tenido una afectación por el dengue bastante alta. La idea es llegar a ese tipo de comunidades, protegiéndolos, enseñándoles a cómo erradicar los criaderos del zancudo, los cuidados y prevención frente al riesgo que genera, también protegiéndolos con todo lo que se hace en cuanto a las fumigas y a las entregas de toldillos», resaltó la funcionaria.
Igualmente, la actividad estuvo acompañada de una educación sanitaria para la eliminación de diferentes criaderos, y fumigación intradomiciliaria con sistema termonebulizador. La jornada contó con la participación de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Rural Sostenible, y la oficina de Zoonosis de la Secretaría de Salud, con el propósito de que adicional a la intervención de prevención, fumigación y entrega de toldillos, se adelantara la vacunación contra la rabia a caninos y felinos que se encuentran en el sector.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *